Estás aquí
Inicio > Actualidad > La Encuesta de Calidad de trigos 2017 refleja mejor calidad del trigo duro frente al blando

La Encuesta de Calidad de trigos 2017 refleja mejor calidad del trigo duro frente al blando

Encuesta de Calidad de trigos 2017

En las XXIX Jornadas Técnicas de la AETC (Asociación Española de Técnicos Cerealistas) se presentaron los datos de la Encuesta de calidad de trigos 2017. Estos datos reflejan tras las pruebas realizadas que la calidad del trigo duro es buena para esta temporada. El trigo blando, sin embargo, presenta baja calidad para esta temporada. En general, los rendimientos cerealísticos de la última campaña fueron bajos en la zona Noroeste y  Centro y medios en el Noreste y en el Sur.

Unos datos muy a tener en cuenta por harineras y también por el sector de la panadería y pastelería. La Encuesta de Calidad de Trigos Españoles 2017 presentada en noviembre refleja la posibilidad de tener peores harinas o menor producción, especialmente en trigos blandos, con la consiguiente pérdida de calidad de productos o aumentos de precio. El sector tendrá que prepararse ante esto y tendrá que prever acciones o nuevos productos para que los consumidores finales y clientes no se vean afectados. Por el tipo de harinas consumidas, Andalucía, Castilla la Mancha y Extremadura, se verán menos afectadas. Son las comunidades más consumidoras de variedades de trigo duro y por tanto no verán tan mermadas sus producciones. En contraparte, Castilla y León y la zona norte, serán las más afectadas, siendo también las más afectadas por la bajada de la producción.

La Encuesta de calidad de trigos 2017, describe la importancia que ha tenido la sequía en esta bajada de producción y calidad. La peor parte se la llevó Castilla y León, donde se concentra la mayor superficie de España dedicada al cultivo del trigo. El otoño fue relativamente lluvioso en todo el territorio pero, al llegar el invierno, las lluvias escasearon y el trigo sufrió. Con la llegada de la primavera, las precipitaciones en  algunas zonas del Noreste y del Sur contribuyeron a producir una cosecha media. Sin embargo, en la mayor parte del Centro y del Noroeste del país, la sequía se hizo fuerte hasta el final del ciclo del cultivo.

Según el coordinador de la encuesta, Ignacio Solís, “un año más, la calidad de los trigos españoles es muy desigual, en función del clima y de las variedades cultivadas en cada zona. En el sur, la calidad de los trigos duros ha sido buena debido a la reconversión varietal que se ha producido en los últimos años y a unas condiciones climáticas adecuadas en la parte final del ciclo de cultivo”. “Sin embargo” añade, “en el centro y en el norte de España los trigos blandos han sufrido por la sequía durante el invierno y la primavera y la calidad ha sido en general baja debido al peso específico y a la degradación. En los secanos los agricultores están optando por variedades cada vez más productivas con cosechas que se clasifican en los grupos 3, 4 y 5, mientras que en el pequeño porcentaje de la superficie triguera que se cultiva en regadío los productores prefieren variedades y manejo que les permitan conseguir partidas del grupo 1 y 2”.

Datos por tipo de trigo de la Encuesta de Calidad de trigos 2017

Trigo blando

Se recogieron 497 muestras de trigo blando para la elaboración de la Encuesta, lo que supone una muestra cada 3.364 has. La climatología, un año más, ha sido determinante en el desarrollo de este cultivo, tanto en términos productivos como cualitativos. Otoño e invierno se han caracterizado por temperaturas similares a la media histórica y bajas precipitaciones; al ­final del invierno llegaron las lluvias pero fueron insuficientes, y en primavera las temperaturas estuvieron por encima de la media y las precipitaciones fueron escasas. Las lluvias de febrero y marzo en la zona sur han salvado una parte importante de la cosecha y la calidad. Sin embargo, en el noroeste, la fuerte sequía primaveral ha contribuido a que la campaña haya sido muy pobre en cantidad y en la calidad.

La super­ficie sembrada se reduce en un 8,1% respecto a la campaña 2015-2016, alcanzando las 1.672.045 has. Castilla y León mantiene su posición dominante como comunidad con mayor superfi­cie sembrada (algo superior al 50% del total del país) y alcanzando el 39% de la producción, lo que supone una notable diferencia respecto al año anterior, en el que se alcanzó el 57%.

Sin embargo, a diferencia del año anterior, estos datos se traducen en un mal rendimiento en Castilla y León, casi un 23% inferior a la media del país, lo que nos informa de que la cosecha se ha visto afectada por las inusuales condiciones meteorológicas.

Encuesta de Calidad de trigos 2017 - producción trigo blando

En cuanto a semilla certificada, se mantiene la tendencia al alza iniciada en los últimos años, no solo en términos porcentuales, superando por primera vez el 30% de la semilla certi­ficada empleada, sino también en términos totales, incrementándose en un 22% la venta de semilla certi­ficada con respecto al año anterior. Artur Nick, Marcopolo y Camargo son las variedades con mayor producción de semillas certi­ficadas, aunque Camargo y Artur Nick invierten sus posiciones con respecto a la campaña 2015-2016. Navarra, Cataluña y Andalucía continúan con un alto porcentaje de superfi­cie de siembra con semilla certifi­cada, mientras que en Castilla y León, aunque la certi­ficación crece hasta las 27.106 t, todavía suponen un bajo porcentaje de la super­ficie total sembrada.

Trigo duro

La superfi­cie de trigo duro con 424.021 has ha crecido un 4,9% respecto a la campaña anterior, con una pequeña reducción de superfi­cie en Andalucía (un 2%) y Extremadura (9%) y aumentos signifi­cativos en Castilla-La Mancha (60%), Castilla y León (80%) y Aragón (17%).

Andalucía representa el 63,5% de la super­ficie total sembrada de trigo duro, y a pesar de un periodo de fuerte sequía a ­finales del invierno y principios de la primavera, las lluvias llegaron a tiempo en la mitad de la super­ficie para tener una cosecha media de 3.120 kg/has y su contribución a la producción nacional superó el 68%.

Encuesta de Calidad de trigos 2017 - producción trigo duro

Los datos de semilla certi­ficada siguen siendo optimistas alcanzando valores cercanos al 80%. En Aragón la certi­ficación llega a valores próximos al 60%. Las variedades Sculptur, Amílcar y Claudio son las variedades más certi­ficadas y, junto con Athoris, suponen casi el 50% de las siembras de trigo duro. En Andalucía son Amílcar, Don Ricardo y Athoris las variedades que más se siembran y junto a Avispa y Kiko Nick alcanzan el 70% de la superfi­cie sembrada.

Encuesta de Calidad de trigos 2017 - Variedades trigo duro

Deja un comentario

1 × 5 =

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies